enviar
        
buscar
20/06/2006  nº:93
26/05/2006  nº:92
18/05/2006  nº:91
11/04/2006  nº:90
03/04/2006  nº:89
31/03/2006  nº:88
24/03/2006  nº:86
23/03/2006  nº:85
15/02/2006  nº:84
01/02/2006  nº:82
24/11/2005  nº:81
02/08/2005  nº:79
30/06/2005  nº:77
14/06/2005  nº:76
09/06/2005  nº:75
12/11/2004  nº:70
08/11/2004  nº:69
28/10/2004  nº:68
14/09/2004  nº:67
22/07/2004  nº:66
05/07/2004  nº:65
10/06/2004  nº:64
21/05/2004  nº:63
14/05/2004  nº:62
07/05/2004  nº:61
28/04/2004  nº:60
19/04/2004  nº:59
31/03/2004  nº:58
12/03/2004  nº:57
04/03/2004  nº:56
23/02/2004  nº:55
11/02/2004  nº:54
28/01/2004  nº:53
12/01/2004  nº:52
22/12/2003  nº:51
15/12/2003  nº:50
09/12/2003  nº:49
01/12/2003  nº:48
21/11/2003  nº:47
17/11/2003  nº:46
07/11/2003  nº:45
31/10/2003  nº:43
30/10/2003  nº:41
27/10/2003  nº:36
10/04/2003  nº:35
14/02/2002  nº:34
25/01/2002  nº:33
08/01/2002  nº:31
03/01/2002  nº:30
19/12/2001  nº:29
14/12/2001  nº:28
05/12/2001  nº:27
30/11/2001  nº:26
19/11/2001  nº:24
08/11/2001  nº:22
31/10/2001  nº:21
18/10/2001  nº:20
15/10/2001  nº:19
03/10/2001  nº:18
28/09/2001  nº:17
21/09/2001  nº:16
11/09/2001  nº:15
20/07/2001  nº:14
22/06/2001  nº:13
15/06/2001  nº:12
25/05/2001  nº:10
24/05/2001  nº:9
04/05/2001  nº:8
23/04/2001  nº:7
04/04/2001  nº:6
26/03/2001  nº:5
16/03/2001  nº:4
09/03/2001  nº:3
18/01/2001  nº:2
29/11/2000  nº:1
 
buscar
asired tienda on-line
asired e-reseller compaq
breogan.com

 
>>18/11/17 
     
 
Inquietud empresarial por el traspaso de la política científica a Educación
La definición de las competencias del nuevo Ministerio de Industria ha provocado inquietud en medios empresariales. Consideran que se han restado recursos al departamento que dirige José Montilla para hacer su política y temen que el Ministerio de Educación tenga menor sensibilidad industrial y utilice otros criterios menos prácticos que los empresariales a la hora de designar sus subvenciones. Este malestar es extensible a los sindicatos, en especial Comisiones Obreras, que teme que España se quede al margen de todos los grandes proyectos europeos de investigación que están en marcha y que pueden suponer la transferencia de alta tecnología a España.

De acuerdo con la definición de competencias publicada en el "Boletín Oficial del Estado", la secretaría de Estado de Política Científica y Tecnológica pasará a depender del Ministerio de Educación y Ciencia. El ministro de Industria, Comercio y Turismo, José Montilla, explicó en su toma de posesión que "todos los organismos pasan a Educación, excepto el CDTI", el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología estaba dotado con tres fondos. La investigación básica, que se canaliza a través del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dotado con 456 millones de euros en los presupuestos generales del Estado para el 2004. Un segundo fondo para financiar ayudas y becas a investigadores y gestionar el fondo nacional de I+D+i, dotado con 397 millones. Y una tercera línea para potenciar la sociedad de la información y fomentar la investigación científica y técnica, que dispone de 410 millones. Más de la mitad de estos recursos serán gestionados por Educación, el principal agente gestor de los 2.132 millones que el Estado destina a investigación.

Desde la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, la secretaría de Estado era la encargada de analizar y conceder las subvenciones para investigación y desarrollo (I+D), que se ha convertido en una herramienta fundamental en la mayoría de empresas para adaptarse al entorno de competencia internacional. Esto, junto al hecho de que el desarrollo del protocolo de Kioto dependerá probablemente del Ministerio de Medio Ambiente, y que la financiación del comercio exterior quedará bajó el control de Economía hace temer a empresarios y expertos que "Industria puede quedar vacío como una cáscara de nuez".

El presidente de Cepsa y de Confemetal, Carlos Pérez de Bricio, afirmó ayer que ha sido un acierto total recuperar el Ministerio de Industria, ya que las empresas industriales necesitan un interlocutor que conozca el terreno y que no han tenido en los últimos años; el intento de sustituirlo por el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha sido un fracaso.

Sin embargo, otros empresarios destacan el sinsentido que se producirá si por ejemplo el presidente de un gran grupo automovilístico, o de una empresa textil, tiene que ir a negociar subvenciones con la ministra de Educación y Universidades.

La propia patronal catalana Fomento del Trabajo, que preside Joan Rosell, se ha puesto en contacto en las últimas horas con miembros del gobierno de la Generalitat para transmitirle su preocupación e intentar que se pueda corregir, en el plazo que sigue a la publicación de la reestructuración ministerial, en el BOE del pasado 18 de abril .

El tema de Kioto se ha convertido en un agujero negro en la política española, bromea un consultor de empresas industriales. España tiene que cifrar las futuras emisiones y repartirlas entre los diferentes sectores, lo que en la práctica equivale a hacer una planificación industrial a largo plazo. "Si depende de Medio Ambiente, corremos el riesgo de que se rija sólo por criterios ecologistas." "Tanto las ayudas a la I+D como la aplicación de Kioto son las herramientas de implementación de política industrial más importantes. Y es muy peligroso que no estén en manos de Industria" es el sentimiento que se desprendía de varias fuentes empresariales consultadas.

"Podemos perder una oportunidad de tener una política industrial inexistente" explican. Por ejemplo, la SEPI ya fue traspasada por el Partido Popular al Ministerio de Economía, movido por las privatizaciones. "Pero ahora las empresas que quedan en la SEPI necesitan gestión industrial, no financiera" aseguran.

FUENTE | La Vanguardia Digital
Autor: Mar Díaz-Varela / Mar Galtés
© asired servicios telemáticos S.L. C/Progreso, 36 4º-A 36202 Vigo Tel.:986 44 34 91 Fax: 986 44 32 94 mail : info@asired.es