enviar
        
buscar
20/06/2006  nº:93
26/05/2006  nº:92
18/05/2006  nº:91
11/04/2006  nº:90
03/04/2006  nº:89
31/03/2006  nº:88
24/03/2006  nº:86
23/03/2006  nº:85
15/02/2006  nº:84
01/02/2006  nº:82
24/11/2005  nº:81
02/08/2005  nº:79
30/06/2005  nº:77
14/06/2005  nº:76
09/06/2005  nº:75
12/11/2004  nº:70
08/11/2004  nº:69
28/10/2004  nº:68
14/09/2004  nº:67
22/07/2004  nº:66
05/07/2004  nº:65
10/06/2004  nº:64
21/05/2004  nº:63
14/05/2004  nº:62
07/05/2004  nº:61
28/04/2004  nº:60
19/04/2004  nº:59
31/03/2004  nº:58
12/03/2004  nº:57
04/03/2004  nº:56
23/02/2004  nº:55
11/02/2004  nº:54
28/01/2004  nº:53
12/01/2004  nº:52
22/12/2003  nº:51
15/12/2003  nº:50
09/12/2003  nº:49
01/12/2003  nº:48
21/11/2003  nº:47
17/11/2003  nº:46
07/11/2003  nº:45
31/10/2003  nº:43
30/10/2003  nº:41
27/10/2003  nº:36
10/04/2003  nº:35
14/02/2002  nº:34
25/01/2002  nº:33
08/01/2002  nº:31
03/01/2002  nº:30
19/12/2001  nº:29
14/12/2001  nº:28
05/12/2001  nº:27
30/11/2001  nº:26
19/11/2001  nº:24
08/11/2001  nº:22
31/10/2001  nº:21
18/10/2001  nº:20
15/10/2001  nº:19
03/10/2001  nº:18
28/09/2001  nº:17
21/09/2001  nº:16
11/09/2001  nº:15
20/07/2001  nº:14
22/06/2001  nº:13
15/06/2001  nº:12
25/05/2001  nº:10
24/05/2001  nº:9
04/05/2001  nº:8
23/04/2001  nº:7
04/04/2001  nº:6
26/03/2001  nº:5
16/03/2001  nº:4
09/03/2001  nº:3
18/01/2001  nº:2
29/11/2000  nº:1
 
buscar
asired tienda on-line
asired e-reseller compaq
breogan.com

 
>>19/11/17 
     
 
TIC y productividad: una asignatura pendiente
Cuando en 1987 el premio Nobel de economía Robert Solow, en un célebre artículo en el New York Times, afirmó que "la era de los ordenadores puede verse en todas partes salvo en las estadísticas de productividad", nació lo que hoy en día se conoce como "la paradoja de la productividad", provocando un verdadero terremoto de ideas: La posibilidad de que las multimillonarias inversiones en tecnologías de la información y comunicación (TIC) realizadas por las empresas norteamericanas fueran una gran pérdida de dinero era algo inconcebible.

Cientos de académicos y la mayoría de las instituciones económicas, estadounidenses e internacionales, se pusieron manos a la obra o bien para intentar refutar la afirmación de Solow o bien para intentar encontrar una explicación a la paradoja de la productividad. También en España nos pusimos a trabajar.

Todos respiraron más tranquilos cuando a mediados de los noventa empezaron a aparecer estudios macroeconómicos y microeconómicos en los que se comprobaba que la inversión en tecnologías de la información comenzaba a producir retornos bajo la forma de incrementos de la productividad. Esto nos ha permitido analizar la productividad de las empresas españolas con respecto a la situación actual de la Economía Digital e identificar el potencial de mejora de la productividad como consecuencia de la necesidad de invertir en TIC e incrementar el uso de las mismas.

Entre estos trabajos cabe destacar el artículo de Brynjolfsson y Hitt (1996), publicado en Management Science, el cual se ha convertido en una referencia ineludible. Estos autores encontraron una relación positiva entre las tecnologías de la información y la productividad, analizaron el impacto tanto de la inversión en ordenadores personales y grandes computadoras como del gasto en personal del departamento de sistemas de información, sobre la productividad de una muestra de empresas incluidas en el ránking 500 de la revista Fortune. Los resultados de este estudio indican que por cada dólar adicional gastado en capital de TIC o en personal del departamento de sistemas, se producen unos incrementos de 0,81 y de 2,62 dólares, respectivamente, en el producto de la empresa.

QUÉ PASA EN ESPAÑA

En España no existen demasiados estudios en este ámbito. En un trabajo del Servicio de Estudios del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), se realiza un riguroso análisis teórico de las perspectivas de la "nueva economía" en España. A través de la utilización de modelos macroeconómicos se obtiene la conclusión de que durante la próxima década, las TIC producirán un "choque" tecnológico que se traducirá en el incremento adicional promedio de la productividad del factor trabajo en un 0,7 por ciento anual y de la productividad del factor capital en un 0,6 por ciento anual. El incremento promedio acumulado a lo largo de diez años será del 7,8 por ciento y del 5,9 por ciento respectivamente para la productividad del trabajo y del capital. Otra conclusión interesante que se desprende de este análisis es que la función de productividad marginal es decreciente. Esto significa que el incremento de la productividad se concentra en los primeros años, concretamente en el primer tercio de la década analizada.

DMR Consulting y SEDISI (2003), ahora AETIC, en su informe "Las Tecnologías de la Sociedad de la Información en la Empresa Española", replicaron el análisis de la productividad del año anterior, pero con mayor nivel de detalle. El estudio se centró en analizar la relación entre la productividad y dos variables que medían el grado de informatización de la empresa: el número de empleados que utilizaban las tecnologías de la información y el capital invertido en dichas tecnologías. En este estudio se observan dos resultados importantes. En primer lugar, se observan rendimientos marginales decrecientes en el empleo de las TI. Esto significa que incrementos en el uso de las TI, producen incrementos en la productividad cada vez menores. Se llegará a un punto en el que inversión adicional en TI no produzca ningún incremento apreciable de la productividad.

El segundo resultado que conviene destacar es que no basta con incrementar la utilización o la inversión en TI para aumentar la productividad, sino que además es necesario realizar un rediseño de los procesos de negocio para adaptarse a la tecnología empleada.

Existen estudios en España que ponen de relieve que el grado de contribución de las TIC a la obtención del producto era mayor que la contribución de otros factores productivos como la mano de obra o el capital no relativo a las TIC. Muchos de ellos llegan a la conclusión de que la productividad marginal de las TIC decrece a medida que aumenta el tamaño de la empresa. Esto se explica por la relación entre productividad marginal y la flexibilidad de la empresa. Los estudios demuestran que el impacto de las TIC sobre la productividad de una empresa depende de su estructura organizativa. En este sentido, cuanto más flexible es la organización de una empresa mayor será el impacto de las TIC sobre la productividad. Este fenómeno explica el hecho de que cuanto menor tamaño tenga una empresa, mayor será la flexibilidad de su estructura organizativa y por tanto mayor será el impacto de las TIC sobre la productividad.

Podemos poner de manifiesto que la relación entre productividad y Tecnologías de la Información en España presenta una dinámica muy similar a la que se produce en otros países de la OCDE. Esta dinámica se caracteriza por un impacto positivo del nivel de implantación de las TIC sobre la productividad de las empresas, los sectores y la economía en su conjunto. Además, la magnitud del impacto disminuye en función del tiempo que ha transcurrido desde que se han implantado las nuevas tecnologías, en función del nivel de implantación de las nuevas tecnologías y en función del tamaño de las empresas en las que se implanta la tecnología. No debemos perder esta oportunidad.

FUENTE | Expansión
Autor: José Ignacio López Sánchez
© asired servicios telemáticos S.L. C/Progreso, 36 4º-A 36202 Vigo Tel.:986 44 34 91 Fax: 986 44 32 94 mail : info@asired.es