enviar
        
buscar
20/06/2006  nº:93
26/05/2006  nº:92
18/05/2006  nº:91
11/04/2006  nº:90
03/04/2006  nº:89
31/03/2006  nº:88
24/03/2006  nº:86
23/03/2006  nº:85
15/02/2006  nº:84
01/02/2006  nº:82
24/11/2005  nº:81
02/08/2005  nº:79
30/06/2005  nº:77
14/06/2005  nº:76
09/06/2005  nº:75
12/11/2004  nº:70
08/11/2004  nº:69
28/10/2004  nº:68
14/09/2004  nº:67
22/07/2004  nº:66
05/07/2004  nº:65
10/06/2004  nº:64
21/05/2004  nº:63
14/05/2004  nº:62
07/05/2004  nº:61
28/04/2004  nº:60
19/04/2004  nº:59
31/03/2004  nº:58
12/03/2004  nº:57
04/03/2004  nº:56
23/02/2004  nº:55
11/02/2004  nº:54
28/01/2004  nº:53
12/01/2004  nº:52
22/12/2003  nº:51
15/12/2003  nº:50
09/12/2003  nº:49
01/12/2003  nº:48
21/11/2003  nº:47
17/11/2003  nº:46
07/11/2003  nº:45
31/10/2003  nº:43
30/10/2003  nº:41
27/10/2003  nº:36
10/04/2003  nº:35
14/02/2002  nº:34
25/01/2002  nº:33
08/01/2002  nº:31
03/01/2002  nº:30
19/12/2001  nº:29
14/12/2001  nº:28
05/12/2001  nº:27
30/11/2001  nº:26
19/11/2001  nº:24
08/11/2001  nº:22
31/10/2001  nº:21
18/10/2001  nº:20
15/10/2001  nº:19
03/10/2001  nº:18
28/09/2001  nº:17
21/09/2001  nº:16
11/09/2001  nº:15
20/07/2001  nº:14
22/06/2001  nº:13
15/06/2001  nº:12
25/05/2001  nº:10
24/05/2001  nº:9
04/05/2001  nº:8
23/04/2001  nº:7
04/04/2001  nº:6
26/03/2001  nº:5
16/03/2001  nº:4
09/03/2001  nº:3
18/01/2001  nº:2
29/11/2000  nº:1
 
buscar
asired tienda on-line
asired e-reseller compaq
breogan.com

 
>>24/11/17 
     
 
Empresa e Internet: hacia la integración digital
A estas alturas, resulta difícil encontrar a ningún escéptico que cuestione el importante papel que las nuevas tecnologías de la información han jugado en la modernización y evolución de las pymes. Más del 90% de las empresas españolas de cierta dimensión reconocen haber adoptado Internet entre sus hábitos operativos.

Sin embargo, un análisis más pormenorizado nos obliga a relativizar el optimismo que el citado porcentaje puede suscitar en relación con el rol de las nuevas tecnologías.

Dicho sea lo anterior sin ánimo de cuestionar la importancia del e-mail como catalizador de la comunicación en las relaciones comerciales ni, mucho menos, infravalorar lo que la banca online ha representado desde la óptica de la eficiencia de la gestión financiera.

Actualmente, buena parte de las operaciones masivas de las empresas se rea-liza por procedimientos automáticos, mediante la transmisión electrónica de ficheros a las entidades financieras: cobros y pagos, abono de nóminas...

La irrupción del e-commerce -a través de las tiendas, marketplaces, el e-procurement y el e-servicing- representó un paso cualitativo fundamental en la dinamización del tráfico comercial.

La realidad pone de manifiesto que tales fórmulas han tenido, cuantitativamente, un impacto relativamente bajo en el negocio hasta la fecha, salvo casos excepcionales o sectores específicos. Actualmente, menos del 7% de nuestras empresas compran por Internet, y no llegan al 2% las que venden por este canal, lo que pone de manifiesto que el comercio electrónico no ha superado todavía su fase de gestación.

Ante esta situación, las iniciativas puestas en marcha por las cámaras de comercio, administraciones autonómicas y el Gobierno central, encaminadas a fomentar la penetración de las nuevas tecnologías, redundarán en la progresiva generalización del uso de Internet en la actividad de las pymes.

A este impulso contribuirán las ventajas en accesibilidad de la banda ancha, la mejora de la seguridad de la red y los medios de pago electrónicos. Estos aspectos constituyen -como ponen de manifiesto las encuestas- uno de los principales frenos a su expansión.

Aun así, la profundización en la internetización empresarial requerirá de un nuevo impulso a través de:

-- La proliferación de las pasarelas de pago B2B, que permiten automatizar el circuito completo financiero, trasladando la emisión de los documentos de pago -efectos comerciales, recibos, pagarés, créditos y transferencias- al mundo digital.

-- La interconexión del front, middle y back-office de las empresas a través de sus herramientas de gestión empresarial (ERP) con el de las entidades financieras.

Este camino se verá facilitado con la inminente eclosión de la factura electrónica, que va a suponer una auténtica revolución, no sólo por la eliminación del soporte físico, sino como consecuencia de la simplificación y agilización de la operación comercial.

La e-factura da respuesta a las barreras que en el pasado impidieron el desarrollo de la facturación telemática a través de sistemas EDI. Los cambios legislativos en esta materia han flexibilizado notablemente su utilización y van a propiciar una reducción de las cargas operativas -que representan el 70% de los costes del proceso- y de los plazos de tramitación y recepción.

No resulta desdeñable el papel que las entidades financieras han de jugar en este ámbito, no solamente como agentes certificadores y en calidad de tercero de confianza para la custodia de documentos, sino también integrando y sincronizando la facturación con las herramientas de financiación tanto a proveedores como a compradores.

De esta manera, la automatización de los circuitos administrativo-financiero-contables más vinculados al negocio liberará tareas de escaso valor añadido y permitirá a las empresas concentrar todo su esfuerzo en dar respuesta a los requerimientos de sus clientes.

FUENTE | Expansión
Autor: Ignacio Ruíz de Assín (Director general de Caja Madrid e-business)
© asired servicios telemáticos S.L. C/Progreso, 36 4º-A 36202 Vigo Tel.:986 44 34 91 Fax: 986 44 32 94 mail : info@asired.es