enviar
        
buscar
20/06/2006  nº:93
26/05/2006  nº:92
18/05/2006  nº:91
11/04/2006  nº:90
03/04/2006  nº:89
31/03/2006  nº:88
24/03/2006  nº:86
23/03/2006  nº:85
15/02/2006  nº:84
01/02/2006  nº:82
24/11/2005  nº:81
02/08/2005  nº:79
30/06/2005  nº:77
14/06/2005  nº:76
09/06/2005  nº:75
12/11/2004  nº:70
08/11/2004  nº:69
28/10/2004  nº:68
14/09/2004  nº:67
22/07/2004  nº:66
05/07/2004  nº:65
10/06/2004  nº:64
21/05/2004  nº:63
14/05/2004  nº:62
07/05/2004  nº:61
28/04/2004  nº:60
19/04/2004  nº:59
31/03/2004  nº:58
12/03/2004  nº:57
04/03/2004  nº:56
23/02/2004  nº:55
11/02/2004  nº:54
28/01/2004  nº:53
12/01/2004  nº:52
22/12/2003  nº:51
15/12/2003  nº:50
09/12/2003  nº:49
01/12/2003  nº:48
21/11/2003  nº:47
17/11/2003  nº:46
07/11/2003  nº:45
31/10/2003  nº:43
30/10/2003  nº:41
27/10/2003  nº:36
10/04/2003  nº:35
14/02/2002  nº:34
25/01/2002  nº:33
08/01/2002  nº:31
03/01/2002  nº:30
19/12/2001  nº:29
14/12/2001  nº:28
05/12/2001  nº:27
30/11/2001  nº:26
19/11/2001  nº:24
08/11/2001  nº:22
31/10/2001  nº:21
18/10/2001  nº:20
15/10/2001  nº:19
03/10/2001  nº:18
28/09/2001  nº:17
21/09/2001  nº:16
11/09/2001  nº:15
20/07/2001  nº:14
22/06/2001  nº:13
15/06/2001  nº:12
25/05/2001  nº:10
24/05/2001  nº:9
04/05/2001  nº:8
23/04/2001  nº:7
04/04/2001  nº:6
26/03/2001  nº:5
16/03/2001  nº:4
09/03/2001  nº:3
18/01/2001  nº:2
29/11/2000  nº:1
 
buscar
asired tienda on-line
asired e-reseller compaq
breogan.com

 
>>20/11/17 
     
 
Memoria permanente para Internet.
El proyecto PlanetLab proporcionará a Internet memoria permanente y capacidad de autodefensa

Un puñado de protocolos informáticos y un diseño conceptual extraordinariamente sencillo han permitido crecer velozmente a Internet hasta convertirse en una herramienta global imprescindible para 600 millones de usuarios.

Pero la Red es víctima de su propio éxito, ya que su propia configuración y su espectacular crecimiento impide urgar en sus «tripas» para mejorar las aplicaciones e introducir los nuevos servicios que todos los internautas esperan. No sólo esta incapacidad para evolucionar, sino que además su seguridad es cada vez más vulnerable. Para vencer esa calcificación de la Red, numerosos grupos de científicos experimentaban por separado nuevas aplicaciones en redes circunscritas a uno o varios centros. Sin embargo, los resultados eran siempre limitados porque esas redes de ordenadores creaban entornos informáticos incapaces de recrear el enorme caudal de datos que circula por Internet.

Con el fin de superar este escollo ha surgido el proyecto científico «PlanetLab», impulsado por un consorcio académico e industrial integrado por más de 60 Universidades en 16 países y las empresas Intel, Hewlett-Packard y Google. El objetivo de esta alianza es desarrollar y experimentar nuevos servicios y aplicaciones de distribución global que multipliquen la capacidad de Internet, dotándola, por ejemplo, de «memoria» permanente y autocapacidad para combatir virus informáticos.

INNOVACIONES EN UN ENTORNO REAL

«PlanetLab» nace como una red «solapada» que se apoya sobre Internet de igual forma que ésta se sustenta en la telaraña mundial de las líneas telefónicas, proporcionando así a todos los centros de investigación asociados la capacidad para experimentar tecnologías en condiciones reales. Actualmente, «PlanetLab» está constituido por cien ordenadores en 65 centros de investigación, aunque el objetivo es que haya más de mil conectados en los próximos dos años. A juicio de Larry Peterson, investigador de la Universidad de Princeton y director del proyecto, es ya una red suficientemente grande y controlable como para poder observar el rendimiento real de las nuevas innovaciones.

Cada ordenador dispondrá de un software que permite compartir capacidad de almacenamiento y procesamiento de datos con el resto de los terminales. En principio, cada grupo científico tendrá asignado un tiempo y los recursos necesarios para poner a prueba sus innovaciones, pero éstas serán accesibles simultáneamente para el resto de equipos. Así, los programas experimentales serán evaluados y gestionados por más de mil ordenadores que podrán actuar como uno solo. «Nadie ha intentado algo así a esta escala hasta ahora», afirma Robert Kahn, coautor de algunos los protocolos originales que desembocaron en el desarrollo de Internet.

INFORMACIÓN QUE NUNCA DESAPARECERÁ

Uno de los primeros objetivos de los impulsores de «PlanetLab» es desarrollar las tecnologías que proporcionen «memoria» permanente a Internet: capacidad para recuperar, por ejemplo, un fragmento de información dentro de cincuenta o cien años cuando ya no exista el ordenador original donde estaba. Otra prioridad es el diseño de mecanismos para proteger Internet del ataque de virus informáticos, un reto urgente en el que se ha volcado la Universidad de California en Berkeley y otras instituciones de esta alianza, preocupadas por la amenaza de los programas «gusano» para la seguridad nacional de muchos países. En Berkeley intentan crear programas que patrullarán por Internet para detectar y eliminar códigos maliciosos antes de que sean detectados por un ordenador en un punto concreto.

Otro de los retos es diseñar buscadores de páginas más potentes que los actuales, servidores «inteligentes» y programas superveloces para la descarga de archivos de datos o imágenes. Se pretende, por ejemplo, evitar los habituales colapsos que se originan cuando muchos usuarios utilizan simultáneamente un video «on line» situado en un único web. Con redes similares a la de «PlanetLab», el usuario sería redirigido automáticamente a uno de los numerosos sitios donde se almacena ese archivo de imágenes, evitándo así problemas de congestión. Esa misma estrategia se usaría para mejorar las partidas de videojuegos por Internet entre múltiples jugadores.

FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A.
© asired servicios telemáticos S.L. C/Progreso, 36 4º-A 36202 Vigo Tel.:986 44 34 91 Fax: 986 44 32 94 mail : info@asired.es